Universitarios y médicos tradicionales llamaron a cuidar el entorno

  • Celebraron Xochitlalis en la FCQ y reflexionaron sobre las problemáticas ambientales de la región
  • Hubo exposición de productos artesanales para el cuidado de la salud, elaborados con elementos naturales

Camila Barojas comentando su champú Maravilla

Francisco Javier Chaín Revuelta

Orizaba, Ver., 10/03/2017.- La Universidad Veracruzana (UV) celebró el tradicional Xochitlalis, el viernes 3 de marzo en la Facultad de Ciencias Químicas (FCQ), con la participación de estudiantes, académicos, investigadores, trabajadores y funcionarios de esta casa de estudio, así como médicos indígenas tradicionales y autoridades de las instituciones de salud.

Yaqueline Gheno Heredia, integrante del grupo de académicos que participan con el Grupo Regional de Apoyo a la Medicina Indígena Tradicional (GRAMIT) en el centro del estado de Veracruz, explicó que celebraron la ceremonia de agradecimiento llamada Xochitlalis, que permite establecer contacto con nuestras raíces y también se pide con flores a la Madre Tierra –al inicio del año agrícola– una buena y abundante cosecha.

Informó que una de las cosas que más ha dañado a la Tierra es el cambio de uso del suelo, lo que ha causado erosión, por ello la Universidad establece programas de sustentabilidad que apoyan alternativas que eviten la devastación del suelo.

Pedro Sánchez durante el Xochitlalis

Alertó de la problemática que existe en el Parque Nacional del Pico de Orizaba, donde el bosque está sometido a graves daños y se defiende como puede; “por eso hacemos un llamado a cuidarlo, porque sin él no tendremos agua en toda la cuenca, y sin agua no hay nada”, sentenció.

Los académicos de la UV miembros del GRAMIT consideraron importante que la edición 2017 del Xochitlalis se hiciera en la FCQ ya que sus académicos han colaborado con los médicos tradicionales en la elaboración de remedios herbolarios, a manera de lograr su certificación a través de un proceso de calidad.

Los médicos tradicionales explican que no sólo este día se agradece a la Madre Tierra, también hacen faena colaborativa, le piden apoyo y agradecen los dones recibidos de ella pidiendo perdón por el daño que le causan.

La ceremonia del Xochitlalil la condujo Pedro Sánchez Rosales, médico tradicional de la zona fría de Tlaquilpa, quien cubrió a la Madre Tierra con lo más delicado que tiene la naturaleza como son los pétalos de flores, para protegerla, cuidarla y arroparla como ella nos arropa a nosotros.

Elena Rosas Francisca, al frente, médico tradicional de Ixhuatlancillo

Durante el Xochitlalis los médicos tradicionales mostraron en varias mesas sus productos. Miguelina Luna, de Coscomatepec, mostró tintura de ajo para hipertensión, triglicéridos y problemas de circulación; crema orgánica de manzana, hueso de aguacate y vitamina E para suavizar la piel; y un ungüento para resfriados elaborado con resina de ocote, eucalipto, alcanfor y vaselina a base de cera de miel y aceite.

Camila Barojas, del mismo lugar, expuso una pomada para desinflamar y quitar estrías elaborada con sábila y eucalipto, así como el champú Maravilla que evita la caída de cabello y a la vez hace que crezca; dijo surtirlo a una institución de personas con cáncer a quienes rapidísimamente les crece el cabello, la base principal es escobilla, sábila, yerba del golpe y 17 plantas más.

Elena Rosas Francisca, de Ixhuatlancillo, presentó bolsas con flores de marzo, con las cuales hace una infusión en alcohol que se frota en el cuerpo para dolores musculares, calambres, cólicos “y lo que se necesite”.

Pedro Sánchez Rosales y su esposa Camila Salas producen jarabe para la tos, gotas para la carnosidad y conjuntivitis, vino indio para mareos y cansancio, pomadas para inflamación de los ovarios, para resfriados, jarabe para tos seca, entre otros remedios.

Por su parte, Juana Aguilar Villa, de Tlaquilpa, mostró su arte con prendas y muñecos de lana hilada a mano y teñida con plantas naturales.

Médicos tradicionales, académicos y funcionarios del sector salud en el Xochitlalis