OSX ofrecerá “El Titán”, de Gustav Mahler

  • Con dos conciertos, el viernes 24 en la sala Tlaqná y el sábado 25, en la Catedral Metropolitana. Entrada libre

El oboísta brasileño Isaac Duarte

Jorge Vázquez Pacheco

Xalapa, Ver., 21/02/2017.- La Orquesta Sinfónica de Xalapa (OSX) cierra febrero con un par de audiciones didácticas en que la Sinfonía número 1 en Re mayor, denominada “El Titán”, de Gustav Mahler será protagonista elemental, bajo la dirección de Lanfranco Marcelletti.

La primera audición será el viernes 24 a las 10:00 horas en la sala de conciertos Tlaqná, Centro Cultural, y la segunda el sábado 25 en la Catedral Metropolitana a las 20:30 horas. En ambos casos, el acceso será sin costo para todo público.

El programa se complementará con el Concierto número 1 para oboe del alemán Ludwig August Lebrun, con el brasileño (originario de Pernambuco) Isaac Duarte y quien actualmente se desempeña en la Orquesta Tonhalle de Zurich, en Suiza.

Gustav Mahler (1860-1911) escribió los primeros esbozos de su Sinfonía en 1884, tomando como punto de referencia la novela El Titán de Jean Paul Richter (1763-1825), obra en que este literato del romanticismo alemán ubica su ideal sobre la educación del hombre. La estrenó el 20 de noviembre de 1889 en la ciudad de Budapest, Hungría, cuando fungía como director de la Ópera Real y tenía 28 años de edad. La obra fue recibida con indiferente actitud por parte del público y pronto fue calificada como una obra demasiado “moderna”. Contaba, además, con cinco movimientos y pronto el autor desechó el fragmento que hoy conocemos como “Blumine” (floración) por razones que nunca dejó del todo claras.

Actualmente son pocas las ocasiones que se interpreta aquella versión original, aunque es frecuente que “Blumine” se toque como una pieza independiente de la sinfonía.

Orquesta Sinfónica de Xalapa

El primer movimiento de “El Titán” reproduce el inicio beethoveniano de la Novena, un principio nebuloso que no alcanza su entera definición sino hasta bien avanzada la obra; el segundo, presenta una atmósfera agitada e inquieta, las primeras señales de aquellos estados tormentosos por el que atravesarán todas sus obras posteriores.

El tercero es el que más perturbó a los contemporáneos del compositor; una marcha fúnebre especialmente inquietante por tratarse de una grotesca deformación de la tonada infantil “Frère Jacques”, que Mahler resuelve de forma hasta macabra.

El sorpresivo paso hacia el movimiento final es indicativo del curso que habría de tomar su creatividad en las sinfonías subsiguientes. Un fragmento tan dramático como apasionado, estructurado con base en momentos contrastantes; poderosos y agitados unos, líricos y apacibles los otros, con un tumultuoso final.

Para más detalles en torno de estos acontecimientos, consultar la página: www.orquestasinfonicadexalapa.com