Juan Vicente Melo regresa a la Editorial UV

  • Cuentos completos y La obediencia nocturna se presentaron en la FILPM

Presentación de Cuentos completos y La obediencia nocturna, de Juan Vicente Melo, en la FILPM

Xalapa, Ver. 08/03/2017.- En el marco de la 38 Feria Internacional del Libro del Palacio de Minería (FILPM), la Editorial de la Universidad Veracruzana (UV) relanzó parte de la obra de Juan Vicente Melo, uno de los escritores veracruzanos más importantes e influyentes de la cultura del México del siglo XX. Se trata de Cuentos completos y La obediencia nocturna, textos que fueron comentados en el Salón de Firmas por Miguel Ángel Quemain, Nina Crangle y Héctor Iván González, fungiendo como moderador Jesús Guerrero.

La editora Nina Crangle, adscrita al sello universitario y quien fue una de las promotoras del rescate de las obras de Juan Vicente Melo, mencionó que sobre el autor de La obediencia nocturna pesa “una leyenda negra, se le acusa de tener una literatura oscura, sin embargo es uno de los autores que tienen una importante narrativa y una gran crítica musical; reunir su obra fue por justicia literaria”.

Crangle recordó a Melo como creador de periodismo cultural. En el puerto de Veracruz dirigía el suplemento de El Dictamen. Desde ahí, sin conocer a los escritores, les enviaba cartas para invitarlos a colaborar y lo conseguía. Uno de ellos fue José de la Colina, quien describe a Melo en su libro Personerío, editado por la UV, como el “Jarochón” que escribía cuentos realistas.

De 1977 a 1979, Juan Vicente Melo fue director de la Editorial de la UV y de La Palabra y el Hombre, así es que con la publicación de sus Cuentos completos y La obediencia nocturna “ha vuelto a casa otra vez”, finalizó Nina Crangle.

Por su parte, el escritor Héctor Iván González mencionó que Juan Vicente Melo es un referente de la Generación de Medio Siglo, junto con José Emilio Pacheco, Sergio Pitol, Juan García Ponce, Salvador Elizondo o José de la Colina. Y contó una anécdota: por años se dedicó a buscar La obediencia nocturna, no la encontraba por ninguna parte y los amigos que la tenían no se la querían prestar por nada.

Héctor Iván recordó que la novela citada siempre está presente en las escuelas literarias por ser una novela compleja que acaba siendo toda una experiencia. Por eso felicitó a la Editorial de la UV que ahora se pueda tener a la mano la obra de Juan Vicente Melo.

Dijo que el autor es un personaje muy atractivo como escritor, como médico y como melómano. Agregó que La obediencia nocturna dialoga con varias novelas, principalmente la nueva novela francesa, remite a la época de los años cincuenta en México y su lectura es una experiencia literaria.

Por su parte, el crítico literario Miguel Ángel Quemain comentó que los lectores le deben mucho a Sergio Pitol, a Luis Arturo Ramos y a Juan Vicente Melo, “Veracruz es un estado que ha hecho grandes aportes a la literatura nacional”.

Para Quemain, Juan Vicente Melo es una rara avis de los narradores. Era lector profundo de la literatura francesa. Recordó que cuando iba al puerto de Veracruz para visitarlo junto con Alberto Paredes, siempre lo encontraban leyendo un libro francés.

Si bien la obra de Melo es difícil de acceder, es a la vez enriquecedora porque se le puede leer desde varias perspectivas. También felicitó a la Editorial de la UV por rescatar a Juan Vicente Melo, quien a través de sus libros también regresa a la Ciudad de México.