En los cimientos de la Atenas Veracruzana están los pasos de Rubén Darío

 Comunicado No. 225  
 

• Dicta conferencia el Director del Instituto de Investigaciones Lingüístico-Literarias de la Universidad Veracruzana, Ángel José Fernández, en el Centro Recreativo Xalapeño

Xalapa, Ver., 06 de febrero de 2016.- Rubén Darío eligió el camino de la libertad y la movilidad del ciudadano y, gracias a ello, pudo establecer amplias relaciones político-culturales y construir una de las obras más importantes de finales del siglo XIX y principios del XX, y Xalapa forma parte de ello.

Como parte de las actividades conmemorativas por el centenario de la muerte del poeta, periodista y diplomático nicaragüense, el Director del Instituto de Investigaciones Lingüístico-Literarias de la Universidad Veracruzana (UV), Ángel José Fernández, compartió anécdotas de la visita del poeta latinoamericano en septiembre de 1910 a esta región de Veracruz.

En presencia del alcalde Américo Zúñiga Martínez, quien minutos antes inauguró una exposición fotográfica alusiva, el académico compartió la charla Rubén Darío en Xalapa y la región, en la que refirió que la permanencia del entonces diplomático en México fue circunstancial.

Rubén Darío fue retenido para evitar un conflicto entre Nicaragua y Estados Unidos, cuando venía sólo a desempeñar una encomienda en su calidad de ministro plenipotenciario para representar a su país en las fiestas por el centenario de la Independencia de México.

Llegó al puerto de Veracruz sin saber que el Presidente de su país, Nicaragua, había sido derrocado, por lo cual ya no tenía la representación oficial diplomática, por lo que fue invitado por las autoridades a permanecer en el estado de Veracruz y conocer diversos sitios e instituciones.

Con la intención de conocer a Salvador Díaz Mirón, a quien admiraba, vino a Xalapa, se instaló en un hotel del centro de la ciudad, el Hotel México; una comisión de intelectuales le ofreció una gran recepción y los profesores de la Escuela Normal Veracruzana le acompañaron en su visita a Coatepec y Teocelo, donde los pobladores lo recibieron con una verbena popular extraordinaria.

Ahí el poeta, periodista y diplomático nicaragüense dio conversaciones, pláticas, visitó a algunas familias, convivió con los pobladores con quienes se tomó fotografías. Aunque el mismo Rubén Darío no se consideraba tal, se le reconoce como el Padre del Modernismo –explicó el conferencista–, porque renovó las estructuras de la musicalidad de la poesía en español.

Además gestionó, formó y aglutinó en los principales centros urbanos de América Latina la expresión de este movimiento estético y tuvo una contribución esencial para el desarrollo de las letras en el español.

Ángel José Fernández ha sido editor de las colecciones Luna Llena, Manantial de la Arena y La Dama del Unicornio; secretario de Clásicos Mexicanos; miembro del Consejo Editorial de Rescate; fundador y editor de las ediciones Papel de envolver; investigador del Instituto Veracruzano de la Cultura (IVEC); editor de El Caracol y Lis; secretario de redacción de La Palabra y el Hombre y colaborador de El Caracol, La Palabra y el Hombre, La Tarántula y Lis.