Carreras del Área Técnica UV tienen amplio campo laboral

  • Ciencias Atmosféricas, Matemáticas e Instrumentación Electrónica representan una buena opción para estudiantes próximos a ingresar al nivel universitario
  • La Facultad de Matemáticas es una de las cinco mejores a nivel nacional
  • Ciencias Atmosféricas es única en el país, al igual que Instrumentación Electrónica

Raquiel López Martínez, director de la Facultad de Matemáticas

Claudia Peralta Vázquez

 

Xalapa, Ver., 02/03/2017.- Los programas educativos (PE) de Matemáticas, Ciencias Atmosféricas e Instrumentación Electrónica, del Área Académica Técnica de la Universidad Veracruzana (UV), brindan a los estudiantes que egresan del nivel bachillerato una buena opción para desarrollarse y formarse en el ámbito profesional y laboral.

Por ejemplo, la Facultad de Matemáticas es una de las cinco mejores a nivel nacional, de acuerdo a los indicadores que proporcionan los mismos egresados, quienes han cursado los mejores posgrados de México.

“Los egresados pueden insertarse en cualquier campo laboral porque es un área multidisciplinaria y las matemáticas están presentes en cualquier lado”, resaltó Raquiel López Martínez, director de la entidad académica.

Son diversas áreas de estudio como: computación, economía, finanzas, física, biología, ingeniería, robótica, entre otras, que necesitan de una modelación matemática para el análisis de diversos  fenómenos recurrentes, dijo.

Las matemáticas permiten, paso a paso, adquirir habilidades para la solución de problemas y del pensamiento tales como: argumentación, abstracción, deducción, generalización, búsqueda de pautas, patrones y analogías. De esta forma interactúa con otras disciplinas en cuanto al aporte de ideas, explicó.

“Las matemáticas se encuentran en una buena etapa de relación con el resto de las disciplinas, ya que sus egresados pueden también incursionar en las finanzas, estadística, criptografía, economía, ingeniería y física, que es una hermana de las matemáticas, así como la física teórica.”

En el marco del LV aniversario de la fundación de la facultad, Raquiel López señaló que en sus inicios el PE estuvo enfocado a la formación de profesores de enseñanza media. Posteriormente, en 1964, cambiaron los programas de estudio y se creó la Licenciatura en Matemáticas.

Sin embargo, el cambio radical fue en 2004, con el Modelo Educativo Integral y Flexible (MEIF), cuando se le dio otro enfoque distinto al tradicional, con la implementación de Matemáticas Aplicadas, Matemáticas y Educación Matemática.

Un campo tradicional de esta licenciatura es la docencia, por lo que esa área se vio fortalecida con algunos cursos de matemáticas y uso de las tecnologías en la enseñanza de este campo de estudio.

Al no ser una carrera terminal, los estudiantes también se inclinan por el desarrollo de posgrados dentro de la misma matemática, incluso en áreas afines como computación, economía, finanzas y física.

Dio a conocer que cada año ingresan a este PE alrededor de 50 estudiantes. Para el ciclo escolar 2017-2018, especificó, en total se ofertan 60 espacios.

Por generación, egresan alrededor de 14 estudiantes, lo cual significa que para las carreras de Matemáticas es una tasa por arriba del promedio, si se considera que la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM) tiene el 15 por ciento de eficiencia terminal y en la UV es del 25 por ciento.

Con base en el seguimiento de egresados, coordinado desde el Área Académica Técnica, hay un sector importante en el área de la enseñanza; otra parte cursa actualmente estudios de posgrado o laboran en cuestiones de computación.

“En el estado de Veracruz, la mayoría de nuestros egresados se incorpora a los sectores educativos, son profesores de bachillerato, secundaria o nivel superior.”

Mientras que en la iniciativa privada son menos, pero sí logran incorporarse en otros espacios. Uno de ellos es el Laboratorio Nacional de Informática Avanzada (Lania), donde combinan las matemáticas con cómputo científico, inteligencia artificial y búsqueda de análisis de datos.

Claudio Hoyos Reyes y Ángel Eduardo Gasca Herrera

Ciencias Atmosféricas, referente nacional 

Ante los fenómenos meteorológicos y desastres naturales que ocurren periódicamente en nuestro país, la demanda de ingreso a la Licenciatura de Ciencias Atmosféricas se ha incrementado considerablemente, informó Ángel Eduardo Gasca Herrera, director de la Facultad de Instrumentación Electrónica a la que está adscrita este PE.

Dio a conocer que la UV es la única a nivel nacional que oferta esta carrera, toda vez que la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM) también la tiene, pero aún no cuenta con el grado de validación.

Hoy en día la Licenciatura en Ciencias Atmosféricas la cursan un total de 114 estudiantes provenientes de diversas partes del país, y comprende el estudio de la atmósfera, sus procesos, efectos sobre otros sistemas, así como su interacción con éstos.

Entre sus ramas de estudio destaca: la climatología, meteorología, interacción océano-atmósfera, biosfera-atmósfera y dinámica de la atmósfera, entre otras.

En cada ciclo escolar son ofertados 50 espacios, “es una carrera innovadora y única”.

Los alumnos que ingresan se basan principalmente en las líneas de investigación, de generación y aplicación del conocimiento en hidrometeorología, climatología aplicada y contaminación aplicada, entre otras, comentó.

Uno de los principales campos de trabajo es el Servicio Meteorológico Nacional (SMN), que incluso cada año es visitado por los estudiantes; Comisión Nacional del Agua (Conagua); Secretaría del Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat), e Instituto Nacional de Ecología y Cambio Climático (INECC).

Claudio Hoyos Reyes, técnico académico de este PE, dijo que la carrera ofrece a los estudiantes conocimientos de física y matemáticas aplicadas 100 por ciento a la atmósfera.

Se requiere que sean personas con curiosidad por comprender el medio que los rodea, con interés científico y técnico.

Al término de sus estudios, los egresados podrán realizar pronósticos de las condiciones meteorológicas a corto plazo, cuya importancia se refleja en el desarrollo eficaz del transporte aéreo, marítimo y terrestre, en las actividades turística, industrial, pesquera y agrícola.

También brindan asesoría en la programación de cultivos agrícolas, realizan estudios de daños potenciales al medio atmosférico debido a la industrialización, y se desempeñan en actividades docentes y de investigación.

La formación de los profesionistas se realiza sobre las bases de cuatro líneas de investigación: meteorología, climatología aplicada, meteorología de mesoescala, bioclimatología y contaminación atmosférica, así como en proyectos de vinculación con los sectores social, productivo y gubernamental.

En tanto, la carrera de Instrumentación Electrónica se basa en el estudio de variables físicas para convertirlas a electrónicas, y resuelve problemas a nivel electrónica analógica o electrónica digital.

En este programa, también único a nivel nacional, se trabaja en las líneas terminales o telecomunicaciones, biomédica, diseño de circuitos eléctricos, entre otras. “Básicamente la electrónica se ve reflejada diariamente en todos lados, siempre vemos un dispositivo electrónico”, dijo Claudio Hoyos.

El campo laboral es muy amplio, aunque muchos deciden cursar el posgrado en Ingeniería Electrónica y Computación, avalado por el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt), y otros que se ofertan en algunas entidades del país.